Cuando le gustas a alguien, lo sabes, no necesitas que preguntartelo, es algo evidente, como ver un arbol, un can correr

Cuando le gustas a alguien, lo sabes, no necesitas que preguntartelo, es algo evidente, como ver un arbol, un can correr Solo piensa en igual que actuas tu con la humano que te fascina, creeme que la otra alma puede notarlo inclusive a un kilometro de distancia desplazandolo hacia el pelo viene la zona que…

Continue Reading